Algunas nuevas funciones del lector/usuario digital


Una tarde calurosa hace varios años me encontré en el parque central de Neiva, Colombia, a Leonel Arias, un veterano profesor de humanidades, filólogo de profesión, quien hacía medio año estaba disfrutando de su pensión de jubilación tras una larga experiencia docente universitaria. Al preguntarle por su vida de jubilado reciente, me contó que uno de los modos en los que ocupaba su exceso de tiempo libre, era participando con comentarios escritos en los foros virtuales de eltiempo.com a propósito de las informaciones de actualidad o de los textos de los columnistas. Se aficionó a esto con verdadero entusiasmo, y empezó a descubrir ciertas lógicas en el manejo de estos sitios web y a ensayar tácticas para sortear las restricciones que a cada paso se le presentaban. Descubrió, por ejemplo, que si escribía un texto largo- de varios párrafos- a menudo no aparecía en el foro virtual o su administrador lo suprimía rápidamente; entonces, como sus comentarios solían ser más extensos de lo usual, optó por dividirlos en varios comentarios breves (de un solo párrafo) y enviarlos con intervalos de veinte minutos; si alguien se tomaba el trabajo de juntarlos podía reconstruir íntegramente su texto original. También aprendió a advertir ciertas modalidades de censura a las opiniones disidentes de la política editorial del periódico, por parte del administrador de la página, que suprimía con velocidad opiniones muy críticas de los lectores. Y como las anteriores, descubrió otras argucias y tácticas que me detalló con verdadera fruición.

Si uno piensa en el caso de Leonel Arias, este lector/usuario de la prensa digital, puede inferir algunos rasgos que podrían – hipotéticamente- ser comunes a otros de sus colegas comentaristas: acceso amplio a Internet desde la casa ( o el sitio de trabajo); disposición de suficiente tiempo libre para navegar, leer y comentar (por su condición de jubilado o persona que no tiene una carga laboral intensa o extenuante); competencias tecnológicas suficientes; pertenencia a la cultura letrada y hábitos de lectura y destrezas argumentativas incorporadas como parte de su capital cultural individual. ¿Qué porcentaje de la población en general- y de la población lectora- reúne características socioculturales similares?

Cuando navegamos en la sección de opinión de un diario digital, se nos ofrece un mosaico de posibilidades de lectura, pero también de alternativas de interacción con el autor, el medio y otros usuarios. Como subraya Cabrera Paz (2009, 263): “las tecnologías de la comunicación crean mayores oportunidades expresivas para sujetos cada vez más ávidos de ponerse en contacto con otros”. Si leemos a un columnista de nuestras predilecciones, la interfaz en la pantalla nos invita a calificar la calidad del texto, a copiarlo, imprimirlo, compartirlo con un amigo a través del mail, llevarlo al Twitter, Facebook u otras redes sociales, y al mismo tiempo escribir un comentario que aparecerá a la vista del autor y los demás lectores de la columna bajo nuestro nombre de usuario.

Habitualmente, leemos no sólo la columna de opinión sino algunos o muchos de los comentarios que otros lectores han dejado registrados en una secuencia a veces interminable de reacciones y respuestas de los lectores, cuya cantidad y vivacidad muchas veces dan cuenta de los múltiples modos como fue leído el texto y como fue interpretado con base en perspectivas diferenciadas. El examen de este profuso material también nos permite conocer lo que hacen esos lectores con el texto: aplaudirlo, condenarlo, contaminarlo con sus propias ideas y percepciones, sacar sus propias conclusiones, hacer llamados a la acción, a menudo injuriar al autor de manera impune y cazar peleas y discordias con otros participantes del foro virtual, o bien, en ocasiones, polemizar con argumentos persuasivos.

Es característico de tales foros virtuales el hecho de que si bien al comienzo los lectores/comentaristas tienen como referencia directa el texto de la columna original, al poco tiempo se van apartando progresivamente de este y sus comentarios van adquiriendo una suerte de autonomía, de modo tal que si se intentara a posteriori reconstruir los ejes argumentativos de la columna que sirvió de reactivo para el foro, a partir exclusivamente de los intervenciones de los lectores, quizá no se llegaría a un resultado satisfactorio. Adicionalmente, el lector/comentarista no tiene ningún tipo de vínculo institucional con el medio- como sí lo tiene el columnista-, y a menudo se ampara en un cierto anonimato para poner a circular sus juicios de valor.

Ahora bien, el lector de una columna o de una sección de opinión de un diario digital tiene a su disposición -respecto a los temas e informaciones que despiertan su interés-, no sólo textos de opinión, sino noticias, entrevistas, videos, fotografías, audios, y puede -si dispone de tiempo, acceso a Internet y curiosidad- comparar los materiales informativos y de opinión que le ofrecen no sólo uno sino varios medios del país, de la región, e incluso internacionales. Como es sabido, son algunos de los rasgos de la hipertextualidad propia de la comunicación en red. Lo anterior contrasta con la situación del lector habitual de la prensa gráfica, quien por razones básicamente económicas y de accesibilidad dispone de un solo periódico para seguir los temas de actualidad- son proporcionalmente pocas las personas que tienen suscripción a varios medios impresos al mismo tiempo-, si bien puede comparar sus contenidos y enfoques con telenoticieros o informativos radiales.

Según Cabrera Paz ( 2009, 265,66), en la era de la web social el usuario es el contenido, “el usuario busca al usuario, el usuario busca la información, la información es el usuario, el sujeto es el mensaje.” Y agrega: “Con los medios tradicionales tuvimos un sujeto categorizable como espectador, público, televidente, lector, audiencia, receptor o consumidor. Y cada categoría definía un sentido de apropiación particular. La categoría “usuario”, a pesar de corresponder parcialmente a la nueva identidad del sujeto, refleja su transformación, sobre todo porque parece empezar a cumplir, simultáneamente, todos los roles previos (más otros nuevos). En el convergen múltiples operaciones: consume, produce, distribuye. Es el punto de entrada a la red y a la vez es la puesta en marcha de la red misma, es el sujeto red.”

Por su parte, Orozco Gómez (2009, 292) advierte que nunca antes como ahora los sujetos humanos pudimos dejar tanto registro de nuestras visiones, escuchas, lecturas, interpretaciones, significaciones e imaginaciones. Tales son, según el autor, los escenarios contemporáneos de los registros de la memoria y del acceso permanente a ellos. Lo cual, por otra parte, nos ofrece a los estudiosos de la comunicación y la cultura la extraordinaria oportunidad de acceder con relativa facilidad a una profusa información textual elaborada y producida por una franja de los hiperlectores actuales de la prensa digital, que examinada con base en metodologías pertinentes, nos puede aproximar a respuestas provisionales a la pregunta por los cambios en las funciones del lector/usuario en la era digital.

Referencias

Cabrera Paz, José (2009). «Convergencias: tecnologías del contacto.» En Pensar lo contemporáneo: de la cultura situada a la convergencia tecnológica, de Varios, 263-276. México: Anthropos-UAM.

Orozco Gómez, Guillermo (2009). «Entre pantallas,nuevos escenarios y roles comunicativos de sus audiencias-usuarios.» En Pensar lo contemporáneo: de la cultura situada a la convergencia tecnológica, de Varios, 287-296. México: Anthropos-UAM.

Acerca de juancarlosacebedo

Soy un docente e investigador colombiano en los campos de la comunicación y la cultura, adscrito a la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Surcolombiana. En la actualidad, indago sobre las nuevas funciones de los lectores/usuarios de la prensa digital y los procesos de configuración de la identidad política de los lectores. He publicado dos libros: "Entre el vértigo y la memoria. Prácticas periodísticas y representaciones sociales en los medios de la región surcolombiana" (2005); y "El apetito de la injuria: libelo, censura eclesiástica y argumentación en la prensa del Huila (1905-1922) , en el 2008.
Esta entrada fue publicada en Comentario on line, foro de lectores, Funciones del lector, Lector/usuario digital, prácticas de lectura, Redes Sociales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Algunas nuevas funciones del lector/usuario digital

  1. albinoni6 dijo:

    Juan Carlos: pertinente análisis de una adaptación de la tecnología de la cual surge este nuevo e interactivo lector, que antiguamente estaba limitado a enviar una carta impresa al buzón del lector, que notablemente casi nunca recibía respuesta o publicación por el medio en cuestión. Este salto tecnológico que permiten los periódicos, revistas y demás medios vinculados a Internet, resuelve el deseo de participación y vinculación del ciberlector en el desarrollo y cuestionamiento de la noticia, en tiempo real y en franca participación con otros ávidos lectores de estos medios electrónicos. Es justo reconocer el esfuerzo que ahora deben hacer también los medios para mantener un flujo de información actualizado con muchísima rapidez para no quedar a la zaga de las comunicaciones veloces que permite este medio virtual. Que continué pues esta revolución en las comunicaciones y ojalá el nuevo sistema de pago por ver, que se comienza a instalar en algunos periódicos importantes, no se convierta en un freno al esplendoroso desarrollo de este novedoso medio.

    • Carlos:
      El contraste que tu subrayas entre la tradicional sección de Cartas del Lector de la prensa en soporte de papel, y los actuales Foros del Lector y otros espacios de participación en la prensa digital, es de por sí elocuente.
      Aunque ambas secciones se refieren a espacios de intervención de los lectores, las diferencias entre ellas son notorias: tanto desde el punto de vista del volumen de las cartas y comentarios, como del tipo de género textual que se pone en juego, así como de las funciones muy diversas que tales textos cumplen en el entorno discursivo y comunitativo.
      Por lo anterior, propongo considerar la hipótesis de que el comentario del lector en los foros de la prensa digital, constituye un nuevo género textual, propio de la comunicación digital interactiva, con sus propias características y funciones.

      Muchas gracias por tu aporte.

  2. Pingback: Algunas nuevas funciones del lector/usuario digital | Lectores en … | Midia Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s