La pregunta por el lector en la era digital


Desde hace un par de años me intereso por auscultar las mutaciones que se están dando frente a nuestros ojos en las prácticas de lectura y las funciones del lector/usuario de los medios digitales. Ese complejo proceso cultural a través del cual el lector tradicional deviene usuario en los medios digitales, y por lo tanto, se asume como productor y autor de contenidos (textos, imágenes, relatos y otros).

Hace más de una década que intento enseñar periodismo a jóvenes de una universidad pública localizada en una región periférica de Colombia. Al comienzo, las cosas estaban más o menos claras. Uno podía apoyarse en una tradición de buen periodismo colombiano, latinoamericano y mundial. Un conjunto de saberes y prácticas sedimentadas en décadas e incluso siglos de experimentación ofrecían un repertorio muy amplio de referencias y casos para dialogar con los jóvenes y para guiar nuestros propios ejercicios. Pero con la emergencia del periodismo digital en los años noventa  y sus rápidos e impresionantes progresos a lo largo de la primera década del siglo veintiuno, el piso dejó de ser tan sólido, comenzó a moverse bajo nuestros pies, aparecieron las primeras grietas inquietantes y nada volvió a ser lo mismo que antes.

Desde mi temprana adolescencia he sido un ávido y asiduo  lector de la prensa gráfica o de papel. No sólo de la sección informativa sino también de la cultural y la de opinión. He seguido con constancia y lealtad a mis columnistas predilectos a lo largo de los años; y también he leído  a los que están en orillas distantes de mi modo de ver las cosas. A estudiar esa prensa, sus cronistas,  sus comentaristas, dediqué algunos años de mi labor.

Pero cuando a comienzos de 2009 estaba meditando en mi nuevo proyecto de investigación, al que iba a dedicarle varios años consecutivos, una tensión aparentemente insuperable se apoderó de mi mente. ¿Era posible seguir intentando acercar al periodismo a jóvenes estudiantes a partir de saberes y prácticas que rápidamente estaban entrando en desuso por la emergencia de las comunicaciones digitales y la interactividad?  La respuesta a esa pregunta cada lector podrá inferirla si decide frecuentar este blog.

Esta tarde mi hijo Norman, de ocho años, me pidió el favor de ayudarle a crear su propio blog, que bellamente llamó Los juegos del mundo ( quiere compartir y dar su opinión sobre los videojuegos). Tomé un manual de WordPress y juntos lo creamos en su versión más elemental. Luego pensé que había llegado el momento de iniciar mi propio blog, una tarea que tenía en mente hace un tiempo y venía posponiendo. No soy lo que se conoce como un “nativo digital”; más bien clasifico en lo que llaman “migrantes digitales”, y por poco no termino en el grupo de los “desplazados digitales” ( si se me permite la ironía). A los nacidos como yo al iniciar la década de los sesenta, y que ya bordeamos la media centena, nos ha tocado experimentar una dolorosa transición: de la máquina de escribir al computador portátil; de la televisión en blanco y negro y con sólo dos canales a la televisión a color, satelital,  con cientos de canales. Del teléfono fijo a la telefonía móvil, del telegrama y  la carta manuscrita al mail y al chat; de la costosa llamada telefónica de larga distancia  a la conversación a través de Skype a precios módicos y con imagen de video. De las asambleas en recinto cerrado y las manifestaciones de plaza pública a las conversaciones y campañas a través de Twitter.

Pese a la fascinación pero también al vértigo que a los migrantes digitales como yo nos despierta el ciberespacio- uno a veces tiene la sensación de estar asomándose a un abismo insondable- ya no puedo dar vuelta atrás y devolverme por los caminos recorridos y familiares. Puede ser un poco irresponsable de mi parte, pero he decidido dejarme tentar por el abismo.

Esta será la bitácora de mi búsqueda o de mi caída en el vacío sin fondo.

Si usted, querido lector, no tiene otra cosa más entretenida para hacer, acompáñeme en este recorrido y dialoguemos: quizá juntos podamos entrever los contornos del ecosistema comunicativo que se está configurando a nuestro alrededor y eso nos haga más aptos para participar en los debates y las acciones que nos acerquen a la reconfiguración del lazo social sobre bases de equidad, diálogo y solidaridad humana.

Acerca de juancarlosacebedo

Soy un docente e investigador colombiano en los campos de la comunicación y la cultura, adscrito a la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Surcolombiana. En la actualidad, indago sobre las nuevas funciones de los lectores/usuarios de la prensa digital y los procesos de configuración de la identidad política de los lectores. He publicado dos libros: "Entre el vértigo y la memoria. Prácticas periodísticas y representaciones sociales en los medios de la región surcolombiana" (2005); y "El apetito de la injuria: libelo, censura eclesiástica y argumentación en la prensa del Huila (1905-1922) , en el 2008.
Esta entrada fue publicada en Ecosistema comunicativo, Funciones del lector, Lector/usuario digital, Periodismo digital, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La pregunta por el lector en la era digital

  1. Estoy seguro que las investigaciones que estás desarrollando tendrán en este espacio un medio de recreación y profundización que dificilmente se puede encontrar en la soledad del “científico”. Ahora las redes ayudan a multiplicar y difundir el conocimiento a velocidades increibles. Buena esa y felicitaciones.

  2. Qué gusto saber que te has lanzado a sentir el vértigo del ciberespacio.

  3. Mirka María Collazo dijo:

    Mi querido Juan Carlos, Me parece una iniciativa genial no sólo para tu proyecto sino también para los comunicadores en formación. Creo que antes de hablar de la herramienta deberíamos hacer un recorrido sobre la metamorfosis del concepto perdiodista. Que es a mi entender el que entró en desuso y a menudo confundimos con reportero. Una vez nos posicionamos desde dónde nos situamos como productores de un texto, entonces… comencemos a explorar la migración al ciber espacio. Un abrazo. Mir

    • Querida Mirka:

      Sugieres hacer primero un recorrido por la metamorfosis o mutaciones del concepto de periodista; luego, explorar lo tecnológico, el paso a lo digital.
      Coincido contigo en que lo que se entiende hoy por periodista está experimentando hondas modificaciones. Ya no es tan clara la identidad profesional del periodista en la era digital. Si el lector/usuario participa de modo cada vez más activo en la producción de información y de opinión, en la creación de contenidos informativos, ¿qué lugar específico y qué función le va quedando al periodista profesional?
      Algunos veteranos periodistas incluso expresan cierta resistencia y distancia frente a los desafíos que plantea el medio digital y a la interacción tan inmediata con los lectores. Por ejemplo, les incomoda que le cuestionen la calidad de una información con bases sólidas. He conocido casos de periodistas que han censurado comentarios de lectores que los critican por ser demasiado sesgados en sus textos.

      Empero, no creo que la profesión de periodista desaparezca o se vuelva inocua en la era digital . Más bien se replantea, sufre ajustes en sus funciones y en sus calidades. ¿Cuáles? Ese sería tema para continuar este diálogo.
      Un abrazo para tí y saludos a tus colegas y alumnos en Puerto Rico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s